Parto

Como cualquier experiencia vital significativa cada persona la vive de una manera distinta. Esta es la gracia y riqueza humana. Y la experiencia del parto no podía ser diferente.

El miedo al parto no les sucede a todas las mujeres, pero sí aparece en muchos casos. Y no es de extrañar, puesto que muchas mujeres han muerto a lo largo de la historia al dar a luz a sus hij@s. Y también se han dado muchos partos traumáticos. Estas experiencias ancestrales están grabadas en nuestro ADN, como ha demostrado la epigenética. Por lo que, según fueron los partos de nuestras antepasadas, a nosotras en el presente se nos pueden activar, con mayor o menor intensidad, emociones y sentimientos que pueden dejarnos perplej@s.

Fotografía por Sharon McCutheon

Por suerte, las inquietudes que pueden surgir ante el parto pueden ser acompañadas. Al igual que las heridas transgeneracionales asociadas al parto pueden ser neuroprocesadas e integradas para dejar de ser memorias inconscientes sin resolver.

Para mí es todo un honor poder acompañaros en estos momentos tan excepcionales.